martes, 29 de abril de 2008

VÍCTOR JARA



Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel

La sonrisa ancha
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él
con él, con él, con él, con él

Son cinco minutos
la vida es eterna en cinco minutos
suena la sirena
de vuelta al trabajo
y tú caminando
lo iluminas todo
Los cinco minutos
te hacen florecer

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel

La sonrisa ancha
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él
con él, con él, con él, con él.

Que partió a la sierra
que nunca hizo daño
que partió a la sierra
y en cinco minutos
quedó destrozado
suena la sirena
de vuelta al trabajo
Muchos no volvieron
tampoco Manuel

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.


Víctor Lidio Jara Martínez (nace el 28 de Septiembre de 1932 de padres campesinos: Manuel, inquilino, Amanda, cantora. Su infancia transcurre en Lonquén, localidad cercana a la capital y su juventud en Santiago, en la Población Nogales.

A la muerte de su madre ingresa al Seminario Redentorista de San Bernardo. Permanece allí por poco más de un año. No posee formación musical académica. Su madre le enseña a tocar guitarra y en el Seminario aprende Canto Gregoriano.

En 1953, a los 21 años, integra el Coro de la Universidad de Chile; participa en el primer montaje de "Carmina Burana" e inicia su trabajo de recopilación e investigación folklórica en terreno.

1956, ingresa a la Compañía de Mimos de Noisvander. Entre 1956 y 1962 estudia Actuación y, posteriormente, Dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. Participa, como alumno, en diversas producciones de la Compañía del Instituto de Teatro de la misma Universidad, Ituch.

1957, se integra al conjunto de Cantos y Danzas Folklóricas "Cuncumén", creado a raíz de unos cursos de temporada dictados por Margot Loyola. Tiene, también, sus primeros contactos con Violeta Parra, quien lo incita a seguir cantando.

1959, con 27 años de edad, tiene su primera experiencia en Dirección Teatral: dirige "Parecido a la Felicidad" de Alejandro Siveking. Viaja con la obra por Argentina, Uruguay, Venezuela y Cuba.

En este mismo año graba para el sello Emi-Odeón, cantando como solista del "Cuncumén", dos villancicos que le fueran entregados por Violeta Parra.

1960, asiste en la Dirección a Pedro de la Barra en el montaje de "La Viuda de Apablaza" de Germán Luco Cruchaga, para el Ituch. Posteriormente, dirige "La Mandrágora" de Machiavello.

1961 y en calidad de Director Artístico del conjunto, viaja con el "Cuncumén" por Holanda, Francia, Unión Soviética, Checoeslovaquia, Polonia, Rumania y Bulgaria. Compone "Paloma Quiero Contarte", canción que marca el inicio de su trabajo de creación musical y poética. Es, también, Asistente de Dirección de Agustín Siré en el montaje de "La Madre de los Conejos" de Alejandro Sieveking.

1962, egresa de la carrera de Dirección Teatral y dirige "Animas de Día Claro" de Alejandro Sieveking para la compañía del Ituch. Graba "Paloma Quiero Contarte" y "La Canción del Minero", contenidas en el Lp "Folklore Chileno" del grupo "Cuncumén" para el sello Emi-Odeón.

Entre 1963 y 1968 se desempeña como Director de la Academia de Folklore de la Casa de la Cultura de Ñuñoa. En 1963 es Asistente de Dirección de Atahualpa del Cioppo en el montaje de "El Círculo de Tiza" de Bertol Brecht, para el Ituch. El mismo año dirige: "Los Invasores" de Egon Wolf, para el Ituch: "Parecido a la Felicidad" de Alejandro Sieveking, para Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile; y "Dúo" de Raúl Ruiz, para la Compañía de Los Cuatro.

Entre 1963 y 1970 forma parte, también, del equipo estable de Directores del Instituto del Teatro de la Universidad de Chile, Ituch, y entre los años 1964 y 1967 ejerce como profesor de Actuación en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile.

En 1964, vuelve a montar "Animas de Día Claro" de Alejandro Sieveking con el Ituch y la lleva de gira por la Argentina, Uruguay y Paraguay.

En 1965, compone la música y dirige la obra "La Remolienda" de Alejandro Sieveking, para el Ituch. Dirige el montaje de "La Maña" de Ann Jellicoe, para el Ictus.

Recibe el premio "Laurel de Oro" como mejor Director del año por el montaje de las dos obras señaladas y el premio de "La Crítica" del Círculo de Periodistas a "La mejor Dirección del Año", otorgado por el montaje de "La Maña".

Entre 1966 y 1969 es director artístico del conjunto Quilapayún. Y entre 1966 y 1970, actúa como solista en "La Peña de los Parra".

En el año 1966, dirige "La Casa Vieja" de Abelardo Estorino, para el Ituch; Asiste en la Dirección a William Oliver en el montaje de la obra "Marat Sade" de Peter Weiss, también para el Ituch; vuelve a montar y a dirigir "La Remolienda" de Alejandro Sieveking, esta vez, para Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile. 1966 es además el año de la aparición de su primer Lp como solista. Lo edita el sello Arena con el título "Víctor Jara".

Al año siguiente, 1967, es el sello Emi-Odeón el que edita el Lp "Víctor Jara" y "Canciones Folklóricas de América", junto a Quilapayún. En el ámbito teatral, monta nuevamente "La Remolienda". Es invitado a Inglaterra, en su calidad de Director Teatral, por el Consejo Británico. Recibe el premio de "La Crítica" por su dirección en la obra "Entretenimiento a Mr. Sloane" y el Disco de Plata del Sello Emi-Odeón.

1969, dirige el montaje de la obra "Viet-rock" de Megan Terry, para el Ituch; y "Antígonas" de Sófocles para la Compañía de la Escuela de Teatro de la Universidad Católica. Profesor invitado en dicha Escuela de Teatro.

Gana el Primer Premio en el "Primer Festival de la Nueva Canción Chilena" con el tema "Plegaria a un Labrador". Viaja a Helsinki invitado a cantar en un Mitin Mundial de Jóvenes por Vietnam que se realiza en la capital de Finlandia. El sello Dicap edita su Lp "Pongo en tus Manos Abiertas".

1970,es invitado a la Conversación Internacional de Teatro, en Berlín. Participa en el Primer Congreso de Teatro Latinoamericano de Buenos Aires. Renuncia al Instituto de Teatro de la Universidad de Chile para realizar recitales por todo el país, en el ámbito de la campaña electoral de la Unidad Popular. Emi-Odeón edita un nuevo Lp suyo: "Canto Libre".

En el año 1971, trabaja intensamente con el compositor Celso Garrido Lecca en la música para el ballet "Los Siete Estados", de Patricio Bunster, para el Ballet Nacional. Ingresa, junto a Isabel Parra e Inti-Illimani, al Departamento de Comunicaciones de la Universidad Técnica del Estado. En calidad de Embajador Cultural del Gobierno de la Unidad Popular, realiza una gira de recitales y programas de televisión por México, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Perú y Argentina. Es editado, por el sello Dicap, su Lp "El Derecho de Vivir en Paz". Obtiene el premio "Laurel de Oro" como el mejor compositor del año.

En los años 1972 y 1973, compone la música de continuidad para Televisión Nacional de Chile.

Durante 1972, investiga y recopila testimonios en la población "Hermida de La Victoria" los que forman parte de su Lp "La Población" para el sello Dicap. Realiza una gira musical por la Unión Soviética y Cuba. Es invitado al Congreso de Música Latinoamericana organizado por "La Casa de las Américas", en La Habana. Dirige el homenaje a Pablo Neruda, en el Estadio Nacional, al regreso del poeta a Chile, luego de recibir el Premio Nobel.

Es invitado por los campesinos de Ranquil para crear una obra musical acerca del lugar. Se incorpora a los trabajos voluntarios con ocasión de la huelga de los camioneros que busca paralizar al país.

En 1973, participa en la campaña electoral parlamentaria, realizando conciertos en favor de los candidatos de la Unidad Popular. Dirige y participa como cantante en un ciclo de programas de televisión en contra de la Guerra Civil y Fascismo, acogiendo el llamado hecho, en ese sentido, por Pablo Neruda.

Realiza un gira de conciertos en Perú, patrocinado por el Instituto Nacional de Cultura de Lima. Trabaja en la grabación de sus últimas composiciones para 2 Lps que no alcanzaron a ser editados. Graba el Lp "Canto por Travesura", recopilación del folklore picaresco de Chile, que no alcanzó a salir a la venta.

11 de Septiembre de 1973, Víctor se dirige a la Universidad Técnica del Estado, su lugar de trabajo, donde cantaría en la inauguración de una exposición, desde la cual se dirigiría al país el Presidente Allende. Los militares rodean el recinto universitario ingresando a él el día siguiente, tomando detenidos a todos los profesores y alumnos que se encontraban en su interior.
Víctor Jara es llevado al Estadio Chile y torturado.

Muere acribillado el 16 de Septiembre, pocos días antes de cumplir 41 años. Su cuerpo es encontrado en la morgue como NN.


El Informe Rettig:

Entre el 13 y el 16 de septiembre de 1973 se producen varias muertes y desaparecimientos ligados a la presencia de detenidos en el Estadio Chile.

Víctor Lidio Jara Martinez, 40 años, cantante popular y director teatral, miembro del Comité Central de las Juventudes Comunistas.

En una comunicación del Ministerio de Relaciones Exteriores de fecha 27 de Marzo de 1974, respondiendo una nota de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la O.E.A. se dijo: Víctor Jara: Fallecido. Murió por acción de francotiradores que, reitero, disparaban indiscriminadamente contra las Fuerzas Armadas como en contra de la población civil".

Esta comisión recibió múltiples testimonios verosímiles que dan cuenta que desmienten esa versión oficial y hacen concluir que los hechos ocurrieron de otra forma.

Víctor Jara fue detenido el día 12 de septiembre en el recinto de la Universidad Técnica del Estado, lugar en el que prestaba sus servicios como director teatral, siendo conducido al Estadio Chile, donde tras ser separado de los demás arrestados junto a él, fue mantenido en los altos de una galería, junto a otras personas consideradas como peligrosas. Entre el 12 y el 15 de ese mes, fue interrogado por personal del Ejército.

El 15 de septiembre es el último día en que se le ve con vida, cuando en horas de la tarde Víctor Jara fue sacado de una fila de prisioneros que serían trasladados al Estadio Nacional. Al día siguiente, el 16 de septiembre, en la madrugada, su cuerpo fue encontrado en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano por unos pobladores, junto a otros cinco cadáveres, entre los que se hallaba el de Littré Quiroga Carvajal.

Conforme expresa el informe de autopsia, Víctor Jara murió a consecuencia de heridas múltiples de bala, las que suman 44 orificios de entrada de proyectil con 32 de salida.

La Comisión se formó la convicción de que el afectado fue ejecutado al margen de todo proceso, constituyendo ello una violación a sus derechos fundamentales de responsabilidad de agentes del Estado. Funda esa convicción en que se encuentra acreditado el arresto así como su presencia en el Estadio Chile; que se halla acreditada su muerte por una gran cantidad de heridas de bala, lo que demuestra que fue ejecutado junto a los demás detenidos cuyos cuerpos aparecierón junto a los de él.

Las torturas a que fue sometido Víctor Jara durante su detención se relatan en la Parte General de este período.


Nota de La Nacion del 10 de Diciembre 2004:

Tras 31 años, el canto de Víctor Jara tiene justicia

"¡Mira mis manos, mira mis manos... me las machacarón para que nunca más volviera a tocar la guitarra¡”. Fue la respuesta de Víctor Jara cuando el periodista Sergio Gutiérrez Patri le preguntó cómo estaba, al encontrarse con él en un pasillo del Estadio Chile el 12 de septiembre de 1973. El cantante también estaba demolido por la tortura. Horas después, oficiales del Ejército le dispararon 34 balazos y salierón a botar su cuerpo a la calle. Nacía una trágica leyenda. Hoy, 31 años después, quien era el comandante del Estadio Chile usado como centro de prisión, teniente coronel (R) Mario Manríquez Bravo, fue procesado como autor intelectual de homicidio calificado por el crimen de Víctor Lidio Jara Martínez.

Hasta el 5 de diciembre de 2004 -la resolución del juez del Quinto Juzgado del Crimen Juan Carlos Urrutia tiene fecha 6 de diciembre- el Ejército nunca entregó al tribunal los nombres de los oficiales que estuvieron a cargo de los prisioneros del Estadio Chile y la identidad de quien fue su comandante. La persistente negativa del comandante en jefe, general Juan Emilio Cheyre, fue destacada ayer por el abogado querellante Nelson Caucoto.

Sin embargo “al ver que el Ejército seguía negándose a entregar esa información, decidimos recurrir a la gente, a los testigos, a los ex prisioneros del Estadio Chile, para que nos ayudaran a nosotros y al juez Urrutia, y finalmente lo logramos gracias a los medios de comunicación”, dijo Caucoto. El abogado querellante que representa a Joan Jara, la viuda del artista, estaba ayer simplemente feliz.

“Hoy es un día de fiesta para la cultura nacional. Víctor Jara sigue siendo un ícono irremplazable en todo el firmamento cultural y artístico. Lo mataron simplemente por dedicar sus canciones, su arte y su folclor al mundo popular. Su muerte fue tomada casi como un trofeo por los militares, pero ahora Víctor Jara puede descansar en paz”, expresó Caucoto y agregó “ahora iremos por los autores materiales de los disparos y las torturas”. El abogado espera que ahora el general Cheyre entregue esa lista de oficiales “no creo que sea necesario que realice un nuevo seminario”, dijo con ironía, el abogado que lleva más de 25 años defendiendo a los familiares de las víctimas.

“Víctor Jara fue golpeado de inmediato con pies, puños y culatazos de fusil por parte del personal militar. A continuación fue arrastrado al interior del recinto deportivo hacia un pasillo de grandes dimensiones donde continuó siendo objeto de maltratos y vejaciones, como golpes en distintas partes del cuerpo y en especial en sus manos, golpeadas con culatas de fusiles quedando reducidas a una sola llaga”, estableció el juez Urrutia en su resolución de tres carillas.

El magistrado no hizo valer ni la amnistía ni la prescripción y a pesar de que se sabe que el cuerpo de Víctor Jara está sepultado en el Cementerio General, dictó el procesamiento por el delito de homicidio calificado. Para Caucoto, esa decisión jurídica “es la correcta porque (…) fue un prisionero de guerra y su asesinato es un grave crimen de guerra y un delito de lesa humanidad. De acuerdo a la legislación internacional de derechos humanos es inamnistiable e imprescriptible”. El dictamen del magistrado es similar a otro dictado hace días por el ministro de fuero Jorge Zepeda, quien tampoco aplicó la amnistía al dictar condena por el caso de tres campesinos, aún cuando algunos de los cuerpos están sepultados.

Guitarra por fusil

El 11 de septiembre de 1973, el periodista Sergio Gutiérrez se encontró con Víctor Jara en la Universidad Técnica del Estado (hoy Usach), como lo recuerda en sus escritos. Allí se inauguraba una exposición y varios entregarían su música, entre ellos también Quilapayún con la Cantata Santa María de Iquique. Había unas 600 personas entre alumnos, profesores e invitados. Pero cerca de las diez de la mañana se dierón cuenta de la gravedad del momento. En Valparaíso la Armada ya se había alzado y controlaba la ciudad. Frente a La Moneda, los tanques tomaban posición. Entonces Gutiérrez le dijo a Víctor “compañero, parece que llegó el momento de cambiar la guitarra por el fusil”. El cantante contestó “no compañero, yo no sé disparar. La guitarra siempre sirve, aunque sea para animar a los combatientes”. A las seis de la mañana del 12 de septiembre, las centenas de personas que habían sido autorizadas por los militares a pernoctar en le UTE, fueron detenidas y conducidas al Estadio Chile.

El plan de Caucoto y el comandante Manríquez

Ante la negativa del Ejército para entregar los nombres de los oficiales a cargo del Estadio Chile, el abogado Caucoto, quien sostiene que es imposible que la institución no tenga esa información “y otras que sigue sin entregar en otros procesos”, trazó un plan. Solicitó al juez Urrutia citar a declarar a una serie de altos mandos en retiro -entre ellos al ex dictador Pinochet- que cumplieron funciones en Santiago los primeros días del golpe. Esa solicitud la hizo pública a través de la prensa. Al día siguiente, a Caucoto lo llamaron cuatro ex prisioneros del estadio, entre ellos el senador Nelson Avila. Le dijeron quién era el comandante. Así llegaron al teniente coronel (R) Manríquez Bravo. No fue necesario citar a Pinochet. Los cuatro se carearón con Manríquez y lo reconocierón. Ahora Caucoto espera llegar a los oficiales autores materiales de masacrar a Víctor Jara, de la misma forma.

El periodista Gutiérrez afirma que en el Estadio, Manríquez les dijo “yo puedo torturarlos y lo haré. Puedo matarlos y lo haré. Para eso estoy autorizado por la Honorable Junta de Gobierno”.


Curiosidades

Simple Minds dedica la canción que da el nombre al album "street fighting years" a Victor Jara en los créditos de la carátula.
El Grupo Chileno Inti-illimani en el año 2000 realiza un disco tributo titulado "Inti illimani interpreta a Víctor Jara".
El cantautor valenciano Raimon versiona, en catalán, la canción "Te recuerdo Amanda", "Et recorde Amanda"
Es mencionado en la canción dedicada al pueblo chileno de Alí Primera "Canción para los valientes"
Es mencionado en la canción "Libertad" del grupo de reggae chileno Gondwana: "no puedo olvidar, el canto libre de Víctor Jara" y también mencionado en la canción "Mártires"; luego en el 2002, en su álbum "Made in Jamaica", realizaron un cover de la canción "Te Recuerdo Amanda"
La letra de la canción "One Tree Hill" (La Colina de un único Árbol) del álbum, El Árbol de Joshua (1987) de U2 hace referencia a Víctor Jara.
El cantautor cubano Silvio Rodríguez en el disco grabado en vivo desde Chile en 1990 habla con emoción de Victor Jara. Y en el disco "Silvio", grabado en 1992, lo menciona en la canción "Quien fuera", pero en esta ocasión hace referencia de forma muy poética a Victor como una melodía díficil de alcanzar.
Victor también es homenajeado en el tema "el hombre extraño" de Silvio Rodríguez.
El grupo Iquique, en su disco Canto a Chile dedica la primera canción a Victor Jara.
Víctor Jara es mencionado en la canción "Washington Bullets" de The Clash: " Please remember Victor Jara"
Es mencionado en la canción "El Matador" de Los Fabulosos Cadillacs
En la canción "Mal Bicho" de Los Fabulosos Cadillacs, la frase que dice "la canción que es valiente, es canción para siempre", referencia la frase "canto que ha sido valiente siempre será canción nueva" del "Manifiesto" de Victor Jara.
También se lo menciona en la canción "Los Salieris de Charly" de León Gieco
El cantante jerezano (España) José Mercé, versiona "Te Recuerdo Amanda"
El grupo español Ska-P hizo un cover de la canción "Juan Sin Tierra"
El grupo español Reincidentes hizo una versión de su "Plegaria de un labrador" en su disco "Cosas de este mundo".
El legendario cantante folclórico holandés Cornelis Vreeswijk dedicó dos álbumes completos a la música de Víctor Jara.
El álbum debut de la banda Los Búnkers contiene un cover de "El Derecho de Vivir en Paz".
Luar na Lubre, grupo Gallego, tambien ha hecho una versión de "El derecho de vivir en paz".
A fines de los '90, Álvaro Henríquez (vocalista y guitarrista del grupo Los Tres), Juanita Parra (actual baterista y percusionista del grupo Los Jaivas) y Roberto Márquez (vocalista y músico del grupo Illapu) tocaron en un programa de televisión chileno, una versión arreglada de "El derecho de vivir en paz"; para promocionar la segunda versión del recordado recital Hecho en Chile.
La banda Aterciopelados lo menciona junto con otros artistas de la Nueva Canción como Violeta Parra en "Canción protesta".
El grupo español Fe de Ratas versionaron su "Te recuerdo Amanda".
El grupo valenciano Obrint Pas dedica la canción "Una Història d'amor" en el disco "Benvingut al Paradís".
El 22 de septiembre de 1973, el astrónomo ruso/soviético Nikolai Stepanovich Chernykh llamó a un asteroide en ese entonces recientemente descubierto como "2644 Victor Jara", en honor a su vida y obra artística.
El cantautor peruano Daniel F usualmente canta su version de "Te recuerdo Amanda".
Una Goleta de pesca construida en el 1917 en Dinamarca fue renombrada en tributo a Víctor Jara. Hoy navega en eventos sociales y culturales y cuando no está navegando en alta mar esta situada en el museo del puerto Lübeck, en Alemania.
El grupo argentino Attaque 77 le rindió homenaje en el disco Tributo Rock Victor Jara, haciendo un cover de Herminda de la Victoria.
Jorge González (ex líder de los prisioneros) canta en un disco homenaje Paloma quiero contarte.
Es nombrado en la canción "Alerta Guerrillas" del disco "Dale Aborigén" del grupo argentino Todos Tus Muertos.
La banda de Rock chileno, Los Miserables, le rinde homenajes con una versión punk-rock de Te Recuerdo Amanda, con la voz de Jorge González.
En la Etapa de solista de Jorge González, le dedica la canción "Corre como el agua", de su disco Mi destino confesiones de una estrella del rock del año 1999.
Ismael Serrano, cantautor español, nombra a Jara y a Te Recuerdo Amanda en la canción Vine Del Norte, del disco "La memoria de los peces".
En la canción "Historia de nadie" del grupo Malpaís hace referencia a "Te recuerdo Amanda" de Victor Jara
El grupo Kambotes tiene una canción dedicada al artista bajo el titulo "Víctor Jara no murió".
El músico vasco Fermín Muguruza (ex Kortatu) realiza una versión de "El derecho de vivir en paz" en euskera.
El grupo chileno Weichafe rinde tributo a Victor Jara, haciendo un cover de "Te recuerdo Amanda" y "el cigarrito".
Manolo García y su grupo cierran todos sus conciertos con una versión del corrido "Juan Sin Tierra", de Víctor Jara. El tema se ha incluído como cara B de uno de sus singles.
Ixo Rai! lo nombra en su canción "Un extraño".
Boom Boom Kid, grupo argentino , en un tributo hacia Victor Jara ha grabado la canción "Te recuerdo Amanda", incluída en su disco The Manny Manny Moods of BBK!.
En 1979, el cantautor chileno Fernando Ubiergo realiza una versión de Te Recuerdo Amanda en el programa Canturreando de Canal 13, desobedeciendo las Órdenes Previas de no cantar Canciones Comunistas durante el Gobierno Militar.
Adrián Dargelos del grupo Babasónicos le dedica a Víctor Jara la canción "Valle de valium", en el recital que ofrecieron en el estadio Víctor Jara.
William Child músico chileno, hizo un arreglo de Te Recuerdo Amanda, la cual ha sido interpretada por los distintos coros en los que él dirige.
El cantautor catalán Joan Manuel Serrat versiona la canción "el cigarrito".
El grupo de rock El Último Ke Zierre dedica su canción "Canto" a Víctor Jara e incluye un fragmento de la última canción de éste, "Estadio Chile", en el tema citado anteriormente.
En 2007, se publica el libro Canto libre / Lliz Vlkantun, selección de letras de sus canciones traducidas al mapudungun por Elicura Chihuailaf, y grabados de Santos Chávez.
La cantante Lila Downs en su disco "One Blood/Una Sangre" en track 8 "La Cucharacha" Habla de Victor Jara, El Che, Zapata. Una cancion con profundo significado para los mexicanos un canto a la libertad "Guracha Cucaracha que Vamos a Guarachear, Va una Cucaracha que Quiere comerciar, Toca Loca, Habreme la boca, buscame una Coca que no quiero trabalear, Pica rica, Para zapatear, pido a Victor Jara no me vaya a doblegar, cha, chama Che Guevara, una peticion, una cucaracha por culpa y omision"
La banda argentina Fun People incluye una estrofa entera de la "Zamba del Che" como introducción de la canción "1978 (Camps Days)" en su primer disco de estudio, Anesthesia.
El grupo de Metalcore Heaven Shall Burn de Saalfeld, Alemania, al final del video de su cancion The Weapon They Fear (El arma que ellos temen) que además de su letra estar muy relacionada con Victor Jara, aparece la siguiente frase: "Silence and Screams are the end of my song" ("Silencio y Gritos son el final de mi cancion") Victor Jara - Son of Chile (Hijo de Chile), Born(Nacido): Sept 23rd 1932, Assassinated (Asesinado): Sept 16th 1972.

En 1990 la Comisión de Verdad y Reconciliación determinó que Víctor Jara fue acribillado el 16 de septiembre de 1973 en el Estadio Chile y arrojado a unos matorrales en los alrededores del Cementerio Metropolitano ubicado a orillas de la Carretera 5 Sur. Luego llevado a la morgue como NN, donde más tarde sería identificado por su esposa. Sus restos descansan en el Cementerio General de Santiago de Chile.

Como homenaje, a 30 años del Golpe Militar, en septiembre del 2003 se puso su nombre al Estadio Chile.


El derecho de vivir,
poeta Ho Chi Ming,
que golpea de Vietnam
a toda la humanidad,
ningún cañón borarrá
el zurco de tu arrozal
El derecho de vivir en paz.

Indochina es el lugar
más allá del ancho mar,
donde revientan la flor,
con genocidio y napalm,
la luna es una explosión
que funde todo el clamor,
el derecho de vivir en paz.

Indochina es el lugar
más allá del ancho mar,
donde revientan la flor,
con genocidio y napalm,
la luna es una explosión
que funde todo el clamor,
el derecho de vivir en paz.

Tío Ho, nuestra canción
es fuego de puro amor,
es palomo, palomar,
olivo del olivar,
es el canto universal
cadena que hará triunfar
el derecho de vivir en paz.

1 comentario:

The Vende Doors dijo...

¡Qué bueno que en México la vida y obra de Víctor Jara sea reconocida!
Debo confesarte que Víctor es mi ídolo y es un orgullo para mí y para parte de mi pueblo (porque Chile es un país que aún se divide por el golpe militar) que alguien se interese por la obra de Víctor Jara. Ahora, un dato: A Víctor no le enseñó tocar guitarra su mamá, sino que era un vecino de él que tocaba en una banda musical. No recuerdo bien el nombre, pero sé que su apellido es Pulgar. No sé si aún vivirá, pero hasta 1998 estaba vivo. Víctor iba a verlo todos los días mientras Pulgar practicaba. Un día, Pulgar le pregunta: "¿Tanto te gusta la guitarra? ¿Quieres que te enseñe?"
Y ahí Víctor aprendió a tocar guitarra. La sra. Amanda Martínez no tenía tiempo para enseñarle a tocar, puesto a que tenía un negocio en "La Vega" (mercado de la capital) dando desayunos y almuerzos a los trabajadores del lugar.
Bueno, eso era. Te felicito, gracias por interesante en uno de los máximos exponentes de la música chilena. Deberías tenerlo en tu reproductor. Te sugerencia te recomiendo las canciones que más me gustan: Plegaria a un Labrador, Luchín, El Arado, ¿Quién Mató a Carmencita?, Abre la Ventana, Canción de Cuna Para un niño Vago y En Algún Lugar del Puerto...
Faltaron muchas, las pondría todas...

¡Saludos, compañero!

AQUILES...